Wednesday, June 7, 2017

Liderazgo ¿Cómo tolerar las críticas?

Liderazgo ¿Cómo tolerar las críticas?
¿Eres capaz de tolerar las críticas de los que te rodean en tu trabajo?
¿Explotas con facilidad culpando a otros de tus males?
¿Cómo reaccionas ante la cantidad de señalamientos y críticas que te hacen en tu evaluación del desempeño?
Hoy quiero compartir contigo, 5 claves o lecciones aprendidas, que te podrían ayudar a ser más pacientes y tolerantes con las críticas y sobre todo, a ser mejor profesional.




La crítica es una excelente oportunidad que tenemos para mejorar algo y si estás dirigiendo un grupo de personas, constantemente estarás expuesto, al escrutinio público.
No todos sobrellevamos de manera adecuada las críticas. Las estadísticas al respecto, reflejan, que la mayoría de las personas nos sentimos heridas, al recibir una crítica y tan solo un pequeño porcentaje de ellas, logra asumirlas y reconocerlas como una verdad y “se pone las pilas para mejorar”.
Una de las habilidades más difíciles de incorporar como directivo, sin dudas es, la de aprender a tolerar las críticas, tanto las que provienen de tu jefe inmediato, colegas o pares, como las de tus colaboradores.
Hace poco más de un año, escribía en este mismo Blog, un post que era casi un homenaje a mi padre, lamentablemente ya fallecido y que giraba en torno a lo fácil que resultaba criticar y lo difícil que era hacer.



¿Cómo tolerar las críticas? 5 claves o lecciones aprendidas

  1. Aprende a distinguir a las personas groseras o envidiosas que te critican, de las que realmente quieren ser tus mentores y saca tus propias conclusiones.

  • Llamo personas groseras, a aquellas que ante cualquier error o cosa mal hecha o incluso sin bases objetivas, te critican, te gritan o te ofenden de palabras o con gestos inapropiados, te lanzan sarcasmos de todo tipo, insultos.
  • Llamo mentores, a esas personas que quieren que tú prosperes en tu puesto de trabajo y por lo general, sus críticas te alertan en lo que estás haciendo mal, te lo dicen de forma directa, sin esconder segundas intenciones e incluso, te ofrecen algunas propuestas de soluciones.
  • Presta mucha atención a las segundas y a las primeras, te recomiendo que las ignores.
  1. Cultiva la autocrítica y el autoconocimiento propio.

  • Si te conoces bien, si llegas a aprender a autocriticarte sin remordimientos y lo conviertes en un hábito, te será muy fácil reconocer y sobrellevar cualquier crítica que recibas.

Te pongo un ejemplo anecdótico y personal:

Al principio cuando comencé mi labor de directivo en RRHH, mi jefe inmediato, el director de una empresa pesquera cubana, me señalaba en mi evaluación anual, que debía mejorar el autocontrol emocional, pues algunos directivos y hasta trabajadores, tenían quejas sobre ese comportamiento mío.

¿Cuál fue mi reacción? Adivinaste, enseguida exploté y le dije que cómo quería que reaccionara ante tanta incompetencia e indolencia a mi alrededor, (inmadurez y un poco de prepotencia) y que yo tenía sangre en las venas.

Mi director me respondió con una suavidad y calma espantosa, que todo eso era verdad, pero que yo acababa de confirmarle las valoraciones de mis colegas y hasta me recomendó un grupo de acciones, que debía acometer, para mejorar como persona e incluso, para poder seguir siendo jefe en esa empresa.

“Santa Palabra”, como diría una canción cubana, sus consejos fueron de los mejores que he recibido en mi vida y aunque tardé un poco en ver mejorías reales, me convenció, que no tener una valoración objetiva de uno mismo y no saber autocriticarse a tiempo, dificulta mucho la recepción de las críticas de otros.


  1. Escucha con atención, no contraataques al que te critica y para de justificarte.

  • Escucha detenidamente. Si no tienes en cuenta las críticas que te están haciendo, tienes grandes posibilidades de repetir los mismos errores.
  • Lo importante es que vayas interiorizando cada crítica, amén de las molestias que casi seguro sentirás.
  • Tienes que dejar tu orgullo a un lado y admitir que no has estado haciendo las cosas bien.
  • Parafraseando a otro de mis buenos jefes, que solía decir que en temas de comunicación, no es lo que dice A, sino lo que entiende B, aquí te puedo aconsejar, que no siempre todo lo que tú piensas sobre ti, es la verdad absoluta, conviene y mucho, tener en cuenta lo que piensen de ti, tus más cercanos colaboradores y personas que te rodean.
  • Nunca te lances al contraataque y mucho menos enfadado y ofendiendo. Respira y cuenta hasta diez.
  • Espera que esa persona termine con sus críticas, analiza cuánta verdad pueden encerrar las mismas y cuánto bien te pueden hacer los futuros ajustes, que debes hacer.
  • Para de justificarte. Eres un profesional, demuestra tu liderazgo. Deja de buscar justificaciones para tus errores y acepta las críticas. Demuestra responsabilidad por tus acciones.
  • Esta es una de las grandes razones por las que no te seguirán promoviendo.
  • Cuando el río suena, es porque piedras trae, mi experiencia personal, me dice que casi siempre hay algo de verdad, en las críticas de los que te rodean, incluso en las mal intencionadas.

  1. Mira a las críticas desde otras perspectivas.

  • Acepta que eres humano y que te equivocas con frecuencia.
  • Debes ser valiente y aceptar opiniones distintas a las tuyas.
  • Recuerda que la mayoría de los que te rodean o forman parte de tu equipo, solo quieren tener a su lado, un jefe competente y humano.
  • La crítica no siempre es una acusación, ni una burla, pero incluso si no te la crees, al menos te pone a pensar de manera diferente.
  • Recuerdo a una compañera de trabajo que me dijo en una ocasión, que me veía más en el papel de consultor externo, que en el de directivo en una empresa.
  • Me sentí mal durante varios días, pensaba que me veía “flojo” para dirigir personas, pero traté de entender la otra parte de su mensaje de otra manera, más para aliviar mi conciencia, que por inclinaciones hacia la profesión de consultor.
  • Para sorpresa mía, desde aquel día, sin dejar de ser directivo, empecé a motivarme y a buscar mucha información sobre el funcionamiento de consultoras.
  • Hoy esa “crítica profética”, que al principio no recibí de mucho agrado, se ha cumplido.

  1. No gastes energías en rencores y ponlas en función de mejorar.

  • ¿Por qué te desgastas tu cerebro en preguntarte los motivos que movieron a las personas a criticarte?
  • ¿Por qué vas a cambiar las relaciones de trabajo con los que te critican?
  • ¿Qué puedes aprender las críticas que te están haciendo?
  • Mi consejo personal, es que no les des más vuelta a los rencores y que te pongas a trabajar en mejorar, todo lo que es mejorable.
  • De nada vale que aceptes las críticas de buena o de mala gana y no hagas nada con ellas.
  • Aprovecha los posibles aprendizajes derivados de las críticas.
  • Elabora y lleva a la práctica, un plan de acción personal, que te permita corregir las deficiencias o comportamientos que hayan sido objetos de críticas.


Es bien difícil como Jefe, enfrentarse a las críticas de la gente que te rodea, pero debes recordar que superarlas, te hará más fuerte y muchísimo mejor profesional.
Si te gustó el post, me ayudarías compartiéndolo en tus redes sociales y comentando en el Blog.

¿Me cuentas que haces para tolerar las críticas en tu trabajo?

2 comments:

  1. Me ha encantado esta entrada, Juan Carlos. Mucho se habla de mejora en las organizaciones, y difícil es esta tarea si no mejoran los componentes de cada una de las mismas; es decir, las personas. Y una herramienta vital para esta mejora es cómo se afrontan las críticas constructivas. El profesional tiende a no actuar como indicas, por lo que se pierden muchas oportunidades de mejora. Ójala aprendamos de tus notas y afrontemos las críticas cada vez mejor, en nuestro beneficio y en el de nuestras empresas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola EduSanchez, muchas gracias por tus acertados comentarios y por llegarte al Blog, Bienvenido!!!. Me alegra que te haya gustado el post. te espero nuevamente por acá. Saludos

      Delete