Sunday, January 31, 2016

Plan de Bienvenida de tu empresa, 2 miradas diferentes.

Plan de Bienvenida de tu empresa,
Hace 20 años que comencé mi vida laboral y todavía me sorprende, como se cometen a diario, los mismos errores que se cometieron conmigo y tal vez contigo, por qué no, en los procesos de inducción, acogida o bienvenida, como gustes nombrarlos.
En este post, no quiero aburrirte con un listado enorme de errores y aciertos de los planes de bienvenida, más bien quiero contarte las principales experiencias, las cosas que más me impactaron en estos procesos, pero desde dos miradas diferentes: una, como simple trabajador, que optaba por una plaza técnica y la otra, como candidato y futuro directivo de gestión de personas.


Trataré de explicarte cómo me sentía en esos precisos momentos, donde fui el testigo principal, el candidato que entraba y no un agente seleccionador o integrante del área de capital humano.
Sin dudas, estas experiencias impactaron en mi posterior desarrollo como especialista y como directivo de gestión de personas, porque conocí en carne propia las consecuencias positivas y negativas de los procesos de inducción, a través de planes de bienvenida, algunos muy efectivos y otros no tanto.
Los Planes de Bienvenida, acogida o inducción, tienen la finalidad de informar  al trabajador que recién ingresa, quiénes somos como empresa, qué hacemos, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos, para ayudarlo a integrarse y adaptarse adecuadamente a su puesto de trabajo y familiarizarlo con sus compañeros de trabajo, la cultura de la empresa, sus principales directivos, su historia, sus políticas, manuales, procedimientos, prácticas.
Sin más, te dejo con estas dos miradas, que espero te ayuden a comprender y a valorar mejor un Plan de Bienvenida:

Mirada No 1: Plan de Bienvenida visto por un candidato a trabajador simple. (Situación real en el primer trabajo)
Lo que más me impactó de forma negativa:
  • Sustituí a una persona que no se desempeñaba bien en su trabajo, que no tuvo buenos resultados y para colmo me hizo un proceso de entrega desorganizado, con mala gana, enojado, que no paraba de hablar mal de la empresa y de su gente.
  • Todos los consejos me los dio en forma negativa, delante de otros colegas, que ni se inmutaron en refutarles sus planteamientos.
  • El jefe al que le iba reportar directamente, no participó en el proceso de entrega, solo me decía que no le hiciera caso a las barbaridades que hablaba “el sustituido”.
  • No me entrenaron lo suficiente, solo anotaba todo lo que me decía la persona saliente de la empresa, a sabiendas que podía esconder o decir cosas inapropiadas.
  • No habían procedimientos escritos para casi nada, por lo que invertí mucho tiempo en conocer cómo se hacían las cosas, observando, preguntando.
  • Me dieron responsabilidades desde el primer día como si fuera un experto de toda la vida (y yo las asumí como novato al fin) y no un recién graduado universitario, sin experiencia en el mundo laboral. Esto provocó algunos conflictos serios, a raíz de una auditoría fiscal, donde encontraron deficiencias heredadas, que por suerte se demostraron que no eran de mi responsabilidad.
  • Me presentaron oficialmente solo en mi área, el resto de los trabajadores no sabían quién era yo.
  • Después descubrí que no había ningún Plan de Bienvenida o Acogida de manera oficial.
Lo que más me impactó de forma positiva:
  • Al menos conocía a dos personas de la empresa, porque eran familiares directos de dos amigos de la universidad, que me ayudaron a conocer la empresa y a entender su verdadera misión.
  • Tuve apoyo de la jefa de contabilidad y finanzas, a tal punto que roté todo un año en esa área y los conocimientos que adquirí, me sirvieron para entender mejor mi futura profesión como directivo de capital humano.
Mirada No 2: Plan de Bienvenida visto por un candidato a directivo de gestión de personas. (Situación real en el segundo trabajo como directivo)
Nota: Quise hablarte de mi segunda experiencia como directivo, porque la primera fue una promoción y será objeto de otro post en el mes de febrero.
Lo que más me impactó de forma negativa:
Casi nada:
  • En ese momento creí, que tuve que firmar demasiados papeles, que se podían simplificar, pero a la larga, me convencí de su importancia al evitar costosos y desagradables conflictos laborales.
Lo que más me impactó de forma positiva:
Casi todo: (solo te contaré las principales)
  • Conversatorios previos organizados por el Director General, para explicarme las principales prioridades y expectativas sobre el trabajo a desempeñar, los retos a que me iba enfrentar, los beneficios y también los riesgos.
  • Me explicó claramente la estrategia de la empresa, su historia, sus valores, sus políticas, sus principales características, los problemas que tenía la empresa, la complejidad de sus procesos productivos y del manejo de una gran plantilla de trabajadores, conviviendo en un mismo espacio físico. (3 áreas funcionales, 3 unidades de negocios y 7 unidades de apoyo, todos en el mismo perímetro).
  • Me ilusionó con los grandes desafíos en materia de gestión de personas, sobre todo en el tema de retribución flexible y el trabajo con los mandos medios.
  • Me habló de las diferentes religiones existentes en la plantilla, de la calidad humana, sus diferencias, sus fortalezas.
  • Cuando fui seleccionado, la primera persona en recibirme fue el director general, mi propio jefe.
  • Presentación oficial en el área, en el consejo de dirección y ante todos los trabajadores, con una síntesis de mi trayectoria y explicando mis retos en  esa empresa. Incluso me invitaron a ver un excelente vídeo de bienvenida.
  • Recorridos por toda la empresa. Me di cuenta rápidamente que formaba parte de su cultura de trabajo, por el número de personas que participaban y por las excelentes explicaciones en cada uno de los lugares.
  • Me explicaron el ABC de lo más importante, incluyendo todo lo referente a seguridad y salud del trabajo, de lo que querían y aunque todo estaba escrito en procedimientos, me dijeron claramente que todo era cambiable y que yo debía buscar nuevas formas de hacer.
  • Me entregaron todos los materiales de trabajo necesarios, celular, laptop, PC de escritorio, auto de la empresa, materiales de oficina, etc.
  • El director general se preocupaba por mí, pasaba todos los días por mi área a preguntarme cómo iban las cosas e incluso le preguntaba a mis colaboradores.
  • Respiré un aire de camaradería y de apoyo, de verdadera gestión humana, que me hicieron olvidar lo complejo de todo el panorama.
Vivir todas estas experiencias en carne propia, me ayudaron a entender y a valorar mejor el proceso de bienvenida, inducción o acogida y por supuesto a desarrollar acciones de mejoras.
No subestimes tu Plan de Bienvenida, mejóralo, bien podría ser el primer paso de los ajustes necesarios en tus políticas de gestión de personas, en tu camino a convertirte, en lo que nuestro amigo Octavio Ballesta llama “un verdadero agente de transformación empresarial”.
Y tú, ¿qué opinas, te has sentido solo o bien acompañado en los procesos de bienvenida o acogida?

Cuéntame tu experiencia y compártela con todos, seguro que será útil en el empeño de mejorar.

4 comments:

  1. Enhorabuena, siéntate privilegiado. Yo como empleada en un centro de minusválidos, nos dieron mucha información para el poco tiempo que íbamos a estar; luego con alguna compañera (se trabajaba en parejas) te enseñaba el procedimiento a seguir, añadiendo el consejo que tenía que ser más rápida (rapidez que se coge con el tiempo), y todo ello como ya he dicho para un mes de contrato.
    A poco más te dieron un plan de acogida como a un empleado de Google http://elpais.com/diario/2008/04/27/negocio/1209304053_850215.html

    ReplyDelete
  2. Hola Lourdes, gracias por pasar nuevamente por el Blog. Te aseguro que el tratamiento que me dieron en la Bienvenida, fue muy motivador para mí y me di cuenta que no era nada personal, era parte de una gran política de gestión de personas encabezadas por el director general, el principal gestor de personas, un verdadero ejemplo de consagración y en obtener resultados. Todos mis colegas de ese sector (alimenticio-pesca), me decían que yo estaba loco, porque esa empresa, era muy compleja en todos los sentidos y los directores de gestión de personas duraban poco o se enfermaban. Te cuento, que fue una gran escuela, aprendí muchísimo, influyó y me marcó decisivamente en mi formación como directivo y como persona, me dieron la oportunidad de cambiar casi todo lo que entendía que debía serlo. Aún hoy conserva prácticamente a los mismos directivos. En mi caso, a pesar de que en el 2010, fue mi mejor año como directivo, muy bien reconocido por cierto moral y económicamente, me ofrecieron participar en otro proyecto, considerado el más grande del país en el sector petrolero, con capital extranjero y a pesar de mis dudas, opté por ese reto, del cual te contaré en otro post. No obstante aún mantengo comunicación con esa empresa e incluso, han tratado de que yo regrese por diferentes vías. De verdad que esa empresa no tenía nada que envidiarle a las grandes de ningún país. Saludos y seguimos en contacto

    ReplyDelete
  3. La bienvenida y el día a día tiene que ver con la capacidad de la empresa de entender que las personas son nuestros principales clientes y que por ello toda la filosofía de la empresa debe ser entregada en forma correcta, clara y humilde. Los ejemplos que se plantean son el día a día de muchas empresas,lamentablemente a veces ocurre que también es todo un escenario falso por apariencia de hacer creer a la sociedad que son empresas que involucran a su gente. Hay de todo en este mundo , el gran ejemplo se da en que tarde o temprano los resultados son los que son su gente. Muy buen aporte .

    ReplyDelete
  4. Hola Pia, muchas gracias por tus comentarios, complementan muy bien el post. De falsos escenarios está lleno este mundo y las empresas no escapan de ello, como bien planteas. Bienvenida al Blog!!!!. Saludos

    ReplyDelete